Actualmente trabajar desde casa es una situación deseada por muchos y odiada por otros. Depende de cada persona, cómo gestiona su tiempo, el ambiente donde se encuentra más cómodo, etc. 

 

Seamos sinceros, hay muchos beneficios y cosas positivas en poder asistir a clase a distancia o  trabajar a distancia desde casa. Menos tráfico, menos contaminación, menos estrés, más tiempo. Incluso puedes mejorar tu relación, estar más presente para tus hijos y ahorrar dinero

 

Está claro que la tendencia es clara: más de tres millones de personas en España se han visto obligadas a trabajar en casa debido a la pandemia, cuatro veces más de las que lo hacían en 2019. Si nos comparamos con Europa, nuestro país antes de la pandemia rondaba el 5% mencionado cuando países europeos como Países Bajos o Finlandia se acercaban al 15%.

 

Crea tu espacio de trabajo en casa

Debes convertir un rincón de tu vivienda en tu espacio de trabajo . Despeja tu escritorio o la mesa de la cocina y haz espacio para tu portátil y un cuaderno/libros. Si tienes compañeros de piso o pareja, asegúrate de aclarar que estás ocupado y que no te deben molestar. 

 

Haz descansos

Las mejores horas para cargar las pilas son entre las 10 de la mañana y el mediodía, y entre las 2 y las 5 de la tarde. ¿Por qué no a primera hora de la mañana? El cuerpo produce naturalmente cortisol por la mañana, que nos ayuda a despertarnos. La cafeína interfiere con nuestra producción de cortisol, haciéndonos más dependientes de la cafeína.

 

Aprende el método Bullet Journal para trabajar desde casa

Si has probado todas las aplicaciones y métodos de productividad y nada te ha funcionado, te prometo que este tip te va a gustar. Este método tan sencillo y tan útil conocido como: el método del bullet journal. Este sistema analógico de organización personal es más efectivo de lo que parece (más info aquí)

 

Apaga todas tus notificaciones

Este es probablemente el consejo más importante que puedo compartir contigo. Dado que nuestra concentración es muy baja hoy en día, es importante que la ayudemos de todas las formas posibles, como evitar las distracciones digitales y de las redes sociales. Poner el teléfono en silencio y activar la función de no molestar, es probablemente el mayor favor que puedes hacerte a ti mismo.

 

Crea un horario en torno a tu día

No olvidemos que, aunque estudies o trabajes en casa, también tienes que limpiar, cocinar, hacer la compra y cuidar de tus hijos si los tienes. La capacidad de crear rutinas eficaces en torno a tus responsabilidades es la mitad de tu trabajo. Puedes empezar con una agenda semanal para tener una visión general de tus citas, exámenes, llamadas, etc. Por ejemplo, si sabes que tienes que hacer la compra, puedes quitártela de encima como primera cosa el lunes por la mañana para no tener que pensar en ello durante el resto de la semana. Lo mismo ocurre con otras citas, intenta agruparlas para poder despejar tu agenda diaria de interrupciones.

 

Planifica tus días y semanas.

Una parte importante de la creación de un horario es sentarse y realmente establecerlo, no tratar de improvisar. Una vez al final de la semana, siéntate y mira el horario y las tareas de la semana siguiente. Puedes aprovechar esa oportunidad para recordar las próximas reuniones, citas, plazos y demás. Así sabrás cómo priorizar cada uno de los días de esa semana. Al final de tu jornada laboral, mira hacia el día de mañana para ver qué tareas tienes que realizar y crea tu agenda para estar preparado para lo que te espera. Cuando te levantes por la mañana, no tendrás que perder el tiempo intentando averiguar qué te depara el día, ya estarás preparado

 

 

Deja un comentario

%%footer%%