Este 2020 ha sido un año complicado que ha dejado huella en las preferencias de los jóvenes a la hora de buscar activamente una vivienda. La era post-covid ha hecho que la mayoría de personas que tienen intención de compra se inclinen por viviendas con unas características adaptadas a la nueva realidad (terraza, evitar aglomeraciones, alquiler con opción a compra, etc)

1º Exterior con terraza:

 

 

Las terrazas se han convertido en los últimos meses en el complemento deseable a la hora de elegir vivienda. Tener un pedacito de aire libre dentro de nuestra casa es, a día de hoy, un requisito a cumplir por muchos millenials.

En los último años, las terrazas siempre han sido el gran problema por muchos propietarios cuando querían ganar metros cuadrados en su vivienda. Antiguamente una reforma muy común era la de «quitar» la terraza para ganar espacio en el salón, la cocina o un dormitorio. Sin embargo, el papel de la terraza ha cambiado radicalmente, convirtiéndose en la gran deseada por la demanda.

2º Afueras de la ciudad:

 

 

Una de las tendencias dentro de esta demanda se basa en la búsqueda de lugares libres de aglomeraciones. Parte de los millennials que tenían sus intenciones apuntando al centro urbano, ahora se decantan por zonas residenciales menos congestionadas.

Por ejemplo, la zona residencial de Valdebebas y Las Tablas han crecido exponencialmente en los últimos años tanto en demanda como en oferta, convirtiéndose así en una de las zonas residenciales más solicitadas para vivir.

3º Alquiler con opción a compra (#SmartHousing):

 

 

Durante estos 9 meses de pandemia, el tejido financiero de muchas economías familiares se ha visto afectado, provocando así que la capacidad de ahorro disminuya. Por ello, la compra de viviendas a través del nuevo alquiler con opción a compra, también conocido como Smart Housing, va a marcar este 2021.

Los jóvenes utilizan el SmartHousing como fórmula de ahorro, consiguiendo acumular el 20% de la vivienda en tan solo 5 años a través del alquiler. Esta forma fácil y flexible de acceder a la vivienda hace que muchos jóvenes puedan hacer lo que siempre quisieron pero no pudieron, es decir, comprarse una vivienda.

4º Distribución flexible de las viviendas:

 

 

Por el tiempo que se pasaba fuera del hogar en la era pre-Covid, la atención prestada a detalles como la entrada de luz de forma suficiente o no, si llega el sol o si hay ventilación cruzada era mínima. Por todo ello, la distribución que se pensó en la época de nuestros padres y abuelos no es flexible. Se puede comer, dormir y ver televisión pero no hay áreas para trabajar, convivir o jugar.

Citando a Lluís Comerón presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), «antes de esta crisis sanitaria ya estábamos bastante atrás con respecto a otros países en aspectos de acondicionamiento. Se necesita una renovación de la vivienda de un 3% anual y en España estamos en el 0,2%».

Deja un comentario

%%footer%%